Por qué perder no es tan malo+

Por qué perder no es tan malo